Septiembre

Septiembre. El final del verano o el comienzo de todo. El final de tu amor de verano o el comienzo de…Septiembre, el final de los días largos y sin horas y el comienzo de la rutina y las prisas. Septiembre, el final del mar y el atardecer y el comienzo de kilómetros de asfalto por recorrer. Septiembre, es reencontrarse con todo y todos.

Septiembre, es un volver a empezar mental, es la lista de propósitos de enero por adelantado, una prueba de fuego para ver, si ahora, si, te quitas los malos hábitos y las malas compañías. A septiembre o se le quiere o no. Para aquellos que han sabido guardarse unos días, saben que lo bueno se hace esperar y que es ahora cuando hay que empezar a disfrutar. Para los ansiosos del sol, del verano y la calita de moda, septiembre es un bajón.

A mí, siempre me gusto septiembre, por ser el mes menos planeado y más productivo, por aquello, de ser ese mes de prueba para ver si eres capaz de empezar con una rutina saludable en la que no falte los vinos de un martes, el pilates de los miércoles y las cenas improvisadas de los jueves. Donde los fines de semana se conciben, todavía, como mini vacaciones para escapar a cualquier lugar.

Septiembre, el final y comienzo de todo.

 

 

Share This:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.