Date una tregua

Date una tregua. Un paréntesis neuronal.Unas vacaciones mentales. Un espacio en mitad de la nada. Un respiro. Una calada de aire limpio; una bocanada con sabor a mar. Un sueño sin despertar. Date una tregua, pero de verdad. Sin auto exigencias de por medio ni pérdidas de tiempo sin más. Date una tregua, retoma el vuelo, la velocidad de crucero.

Date una tregua, sal a pasear. A oler, a no pensar, a disfrutar. A descansar. Date una tregua, sin salir, y sin llamar. Date una tregua y ponte a descansar, a recuperarte de todo y de nada, de lo que ya pasó para valorar lo que vendrá. Date una tregua, pero de verdad. De esas que resetean la mente, que producen amnesia temporal y traen aire fresco sin más.

 

Share This:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.