Relativiza

Aprende a relativizar, a des intensificar tu día a día, a quitarle adrenalina a los dramas.

Si sabes relativizar  ya tienes más puntos de tranquilidad y optimismo. Si relativizas ganas tú, eso que te quede claro. Relativizar es que nada es absoluto, “ni para tí, ni para mí”. Es quitar importancia, banalizar, descafeinar el problema.

A relativizar se aprende observando y escuchando, sobre todo escuchando-TÉ. Se aprende empezando con tonterías del día a día para luego abordar temas importantes.

Relativizar es dar minutos al reloj, dejar la mente en blanco, resetear el cerebro.

Relativizar es aliviarse, es tener ese “don” de pensar, “eh, no pasa nada, de verdad, hay cosas más importantes”.

Relativizar es una actitud, una respuesta, un estilo de vida, una introspección de uno mismo.

Empieza por tu día a día, ¡relativilízalo! ganarás en salud, pero sobre todo en tiempo, que al fin y al cabo, eso eso lo que nos falta. Tiempo

 

Share This:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.