La melancolía de los domingos

img_1185

Es inevitable. O estás de vacaciones o los domingos se convierten en el día más volátil y absurdo que te puedas encontrar. Los domingos todo cuesta más, infinitamente más. Tanto que ni hasta el mejor de los planes puede hacer la competencia a la tranquilidad del hogar. Que lo que rompa el silencio sea la corriente que recorre la casa y cierra puertas sin control.

Benditos domingos de no hacer nada. Los domingos son para ti, eso que te quede claro.

Los domingos son complicados de gestionar. No siempre se lleva bien eso de “volver a empezar la semana”. La cuenta atrás más despiadada acaba de empezar. En domingo está permitido la ansiedad, el estrés y las rabietas de no querer que sea lunes. Es un mal generalizado y que todo el mundo entiende. Un diagnostico mundial para el que no existe medicación.

Los domingos, todos nos volvemos un poco más tristes, apáticos y menos comprensivos. Más envidiosos, por ti que te vas a Nueva York, o tú que despiertas en la playa. Los domingos son de ellos, de los que saben verlo como el inicio de la mayor aventura que acaban de empezar.

Share This:

Un pensamiento en “La melancolía de los domingos

  1. I needed to send you the very little word to finally thank you so much the moment again regarding the spectacular techniques you have shared on this site. This has been simply surprisingly open-handed with you to present unreservedly what most of us would’ve sold for an electronic book to help make some money on their own, precisely seeing that you might well have tried it in the event you wanted. Those tactics in addition worked to become great way to realize that someone else have the same keenness similar to my very own to realize somewhat more with reference to this problem. I know there are some more pleasurable situations up front for people who scan through your website.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.