Ámsterdam

Respira, has llegado. Tu destino, tu huida o el viaje de tu vida. Ya está. Lo has hecho. Has vuelto a desafiar el miedo cogiendo un vuelo a otro lugar. Respira. Que sigues viva. Ahora, andar. Y volver al frío, a un nuevo idioma y lo que vendrá. Cualquier detalle es bueno para fotografiar. Y respirar. Y andar. Y volver a empezar. No hay tiempo que perder, que este viaje ha venido sin avisar. De los que siempre recordarás. Del que a todos hablarás; y quizás tú no sabes por qué pero a veces los recuerdos se hacen sin querer, entre charlas de café y paseos a medio hacer.

¿Nos volveremos a ver?

 

 

Share This:

Un pensamiento en “Ámsterdam

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.