Las 21 cosas que aprendí durante un mes en Dublín

_DSC0184

-No te fíes de ninguna de las aplicaciones del móvil sobre el tiempo, ni de la apariencia de día soleado que tiene algunas mañanas. Lloverá mucho o poco, y no dependerá de ti.

-Cualquier apariencia extraña de alguien con algo u otro alguien es pura coincidencia.

-Las chicas suizas son las más guapas. Esto es así.

-Puedes vivir en la parte alemana o la parte francesa de Suiza. El alemán de suiza será diferente al de la capital alemana, pero se entenderán entre ellos.

-Si eres morena, puedes pasar por italiana perfectamente.

-Puedes teñirte el pelo de tres tonalidades de rosa e ir perfecta siempre.

-Butlers Chocolate será la mejor cafeteria del mundo. Esto también es así.

-El plan perfecto reside en tomarte un “ice chocolate” y tirarte al sol en Stephen Green con buena compañía.

-Nunca andas suficientemente rápido, siempre puedes andar y andar y andar y andar mucho mucho mucho más rápido. Créeme.

-Siempre habrá un rincón que descubrirás un día cualquiera a las cinco de la tarde.

-Te acostumbrarás a todo o casi todo. Harás que sea más tuyo, te auto lavarás el cerebro y te convencerás a ti misma de que sí, esta todo bien.

-Aprenderás la absurda pero gran diferencia de pronunciación entre fourteen y forty. Y aprenderás a escribirlo. También aprenderás a decir miles de euros del tirón sin deletrear cada número.

-Cada puente tiene una vista diferente, ¡pruébalas todas!

-Siempre será una buena idea atajar la calle por la puerta trasera del Pennys. Porque nunca es demasiado pronto ni demasiado tarde para comprarte ropa a las 8.45h

-Disney Store siempre será un buen plan para las tardes tranquilas. Y Topshop. Y River Island. Y…

-Puede no gustarte el fútbol y ver partidos y partidos de la Eurocopa por el simple hecho de beber y practicar inglés.

-Cualquier momento es bueno para pararte en seco y descifrar la canción que están tocando en la misma esquina de Temple Bar.

-Irlanda es más bonita por fuera (de Dublín) que por dentro: Howth,Galway, Acantilados de Moher, Giants Causeway, Wiclow, Glendalough, Belfast…

-Pase lo que pase, piensa que todo siempre podría ser peor, podría llover de repente y no tener chubasquero, se te podría romper la bolsa de la compra, podrías olvidar hablar  inglés y comunicarte en inglés-indio, podrías ser atropellada por una bicicleta o sencillamente podrías perderte. Que empezase a llover y ver a tu alrededor gente extraña. Entonces puedes: correr, llorar o andar hacia algún lugar (aunque no sepas cuál)

-Nunca es tarde para conocer a otras personas, aunque sea en 7 días

-En algún lugar y en algún momento te acordarás de cada cosa que conseguiste hacer viviendo un mes en Dublín. Seguro. Y en algún lugar y en otro momento repetirás.

Share This:

2 pensamientos en “Las 21 cosas que aprendí durante un mes en Dublín

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *